Locales

UNA DOCENTE FUE SEPARADA DE SU CARGO EN EL JARDÍN 906 TRAS SER ACUSADA DE MALTRATOS

El fin de semana esta noticia fue el tema excluyente para la opinión pública de América. Una docente del jardín de infantes fue acusada por algunos padres de haber quemado con una pistola de pegamento en caliente a algunos de sus alumnos. Denuncias formales en la policía y en la ayudantía fiscal no hubo. Pero por otro lado desde el círculo cercano a la mujer acusada desmienten lo dicho y aducen que lo acontecido fue un accidente acompañado de un «error», ya que no labraron «una especie de acta» para dejar asentado lo sucedido dentro de esa aula. Estas argumentaciones se refieren al informe burocrático que corresponde realizar en casos como estos.

El Dr. Ismael  Rodríguez, Ayudante de Fiscalía y que pertenece a la oficina de la justicia situada en el Centro Cívico de la ciudad de América, habló en el programa Domingos Americanos por FM La Torre 104.1 y la 99.9 González Moreno y dijo que “sobre los hechos sucedidos el día jueves 9 de octubre en un establecimiento educativo les informo que al momento no hay denuncia, ni de los padres ni de la propia institución, igual eso no quita que en el transcurso de la semana la realice alguna de las partes. Posiblemente el caso está encauzado con alguna investigación dentro del propio ámbito educativo. Pero no hay denuncias”. La historia arranca el viernes cuando mediante comentarios callejeros, redes sociales e inclusive con la publicación hecha por un medio colega como masternews, una docente del Jardín N° 906 Antonio Álvarez habría tenido malos tratos físicos con algunos chicos que concurren al establecimiento. Debido a lo que expresaron algunos papás, la maestra jardinera ya fue separada de su cargo, al menos hasta que se establezca lo sucedido. Se dicen muchas cosas, pero la realidad aún no está a las claras.

La directora del Jardín habló públicamente

Nora Vera es la directora del Jardín N° 906 y en la mañana del domingo entrevistada por María Ramos en 104.1 y 99.9 respondió telefónicamente las preguntas realizadas por la prensa radial y dijo que “les puedo decir que hay una investigación por una denuncia de padres contra una docente, mientras se hagan los trámites que corresponden, ésta persona fue desafectada de sus cargos (cumplía tareas también en otro de los jardines de la ciudad), quienes están a cargo de dilucidar qué ocurrió, son autoridades del sistema educativo pero que no son de Rivadavia” detallaba Vera. “Por normativas, no vamos a dar a conocer detalles de la causa, tampoco los nombres ni de la docente ni de los alumnos que puedan estar involucrados. Sí desde la institución se hicieron las actas correspondientes, y ya se elevó a las autoridades, el pasado viernes por la mañana la docente fue notificada por el inspector de su situación”. Cuando se la consultó sobre si hay una especie de paso a paso en situaciones como éstas, Vera dijo que “hay un protocolo en casos de accidentes dentro de la institución, pero en situaciones puntuales como ésta debemos manejarnos de manera diferente. Porque la causa es por motivos de carácter grave”. Una pregunta que no podía faltar es qué iba a suceder con las aulas que tenía a cargo la docente cuestionada, al respecto Nora Vera dijo que “los niños mientras dure la investigación, que no sabemos cuánto tiempo pueda ser, y mientras la situación se resuelva, estarán a cargo de otra docente”. También reconoció que hasta el momento no han sido notificados de ninguna denuncia a nivel policial o de Fiscalía, tal cual lo comentaba a primera hora del domingo el abogado Ismael Rodríguez.

La docente no se expresó

La maestra “acusada” tiene menos de 40 años y tras el asesoramiento de algún profesional, más las normativas internas que poseen en los establecimientos escolares, no realizó ningún tipo de declaraciones públicas y se supone que tampoco lo hará en el transcurso de esta semana. Lo que sí trascendió fue que ella habría dicho ante las autoridades “que todo se trató de un accidente y que no existió ningún tipo de maltrato”. Pero por el otro lado, los papás aducen que sus hijos fueron quemados con una pistola que se utiliza para pegar papeles u otros materiales.