Deportes

Son hijos de un matrimonio de América y están haciendo su camino en el Básquet y el Fútbol

Sus papás son Alfredo Cavallín, ex defensor central de Independiente de América, en la década del 80 y Susana Barroso. Nos referimos a Agustín – integra el plantel profesional de Argentino y fue parte del seleccionado nacional sub 20 – y a Sebastián – es parte del plantel de reserva de Sarmiento de Junín – que fueron mencionados por el Diario Democracia. 

Ambos comparten la pasión por el deporte. En una entrevista con el diario de la ciudad de Junín, brindaron algunos detalles sobre el esfuerzo, las dificultades, las alegrías. También lo que proyectan de cara al futuro.

¿Cómo fueron sus inicios en el deporte?

Sebastián: «Arranqué a los 4 años en Moreno donde hice inferiores hasta los 13. Después me fui a Lanús donde permanecí hasta cuarta y reserva. Ahora llevo dos años en Sarmiento. De chico también jugué al Básquet pero me terminé decidiendo por el fútbol. Soy cuatro años más grande que mi hermano».

Agustín: «Arranqué a los 5 años, después de haber dejado fútbol. Desde ese momento hasta ahora siempre estuve en Argentino».

¿Cómo está conformada la familia?

Sebastián: «Vivimos con nuestros padres. Papá jugó al fútbol en América, de donde es oriundo, a nivel amateur pero le sigue gustando mucho. Yo empecé a jugar gracias a él. Siempre me dicen que de chiquito ya vivía con la pelota».

Agustín: «Papá me acompaña siempre que puede, pero no le gusta mucho el Básquet».

¿Cómo es esto de compartir la pasión por el deporte?

Sebastián: «Siempre que podemos nos vamos a ver mutuamente. Depende de los días y los horarios. De básquet mucho no sé, pero siempre nos damos consejos o nuestros puntos de vista».

¿En qué momento comenzaron a tomárselo más en serio?

Agustín: «En mi caso cuando me citaron por primera vez a la selección Argentina, a los 13 años. Habían citado a 16 judadores. Yo acababa de terminar de entrenar, cuando recibimos la noticia con mi familia. A partir de ahí mi vida cambió en cuanto a las comidas, los entrenamientos y los cuidados. Hoy vengo de jugar un mundial sub 17 donde enfrentamos a rivales como Francia, Croacia, Serbia, China, entre otros».

Sebastián: «Creo que siempre me lo tomo en serio. Poder llegar a jugar en primera siempre fue un sueño. Mi paso por Lanús, haber estado cuatro años en la pensión del club, sirvieron para saber cómo había que comportarse».

¿Qué partido recuerdan como el mejor?

Agustín: «Cuando enfrentamos a China en Sub 17. Me fue muy bien, metí 19 puntos y ganamos por más de 20 de diferencia».

Sebastián: «El partido que debuté en la reserva de Lanús. Me tocó entrar del banco de suplentes faltando 15 minutos y en la primera pelota que toqué hice el tanto del empate».

¿Un sueño?

Agustín: «El que tenemos todos los que jugamos al Básquet, hacerlo lo mejor posible internacionalmente y llegar a la NBA. Es algo bastante difícil. Hay que tener muchísimas condiciones para llegar y también suerte. Pero no pienso en eso, voy paso a paso tratando de dar lo mejor. Hoy estoy en Argentino donde me siento muy bien y no pienso en irme».

Sebastián: «El lograr vivir de esto, que el día de mañana cuando decida formar una familia pueda vivir de lo que me dio el fútbol. Siempre pensando en dar lo mejor y llegar al tope personal que uno tenga».