Locales

POR LA MUERTE DE UNA PERSONA Y TRAS UNA CARTA ABIERTA, BUIL BRINDÓ EXPLICACIONES

Una vecina envió una carta al programa radial Punto y Aparte de FM Radiorama donde se pregunta si su hija murió porque naturalmente debía ocurrir o si había habido negligencia. En el día de la fecha recibimos a nuestro multimedios por parte del municipio la respuesta en nombre del intendente Sergio Buil.
A continuación leerán primero la carta enviada por el mandatario comunal y luego líneas más abajo el escrito que publicó el diario digital Rivadavia Online tras la lectura que se le dio al escrito realizado por Elda Giofre en el programa conducido por Gustavo Basualdo.
SERGIO BUIL: Es difícil cuando se mezcla el dolor responder a una nota pública que pone en tela de juicio las acciones y conductas de funcionarios municipales. Pero mi responsabilidad, la responsabilidad de mis compañeros de gabinete, la trascendencia de la nota, los datos errados que expresa y la necesidad de aclarar los hechos, me exigen expresarme.
Más allá de los comentarios extras que agrega la señora Elda Giofre, voy a limitarme a los puntos específicos en relación a la atención que recibió la joven María Elena Yeber los días 17 y 18 de enero en el Hospital Municipal de Rivadavia, con el principal objetivo de dar tranquilidad y resignación a su familia y un descanso en paz a María Elena.
La información que sintéticamente detallaré es la que figura en el Hospital y la que el propio Director me contó en la mañana del día 18 de enero cuando dialogamos sobre ésta y otra penosa circunstancia que sucedió en América.
María Elena ingresó directamente a Terapia con un bloqueo AV (auriculoventricular) con descompensación hemodinámica, fue atendida inmediatamente por el médico de guardia activa Marcelo Lione, se hizo presente la médica de guardia pasiva Valeria Molina, y también intervino el Director del Hospital Municipal, Dr. Aldo Vergara. El cardiólogo no estaba, lo cual no impidió que la atención haya sido la que la circunstancia requería.
Se trató de compensar con cronotrópicos pero no respondió satisfactoriamente. Solo en dosis muy altas logró compensarse temporalmente. A pesar de las drogas que se le aplicaron no normalizó su presión y no tuvo una estabilización permanente. Los profesionales médicos estuvieron pendientes en todo momento e informaron a su mamá de lo complejo de la situación.
Se solicitó el traslado, consiguiéndoselo a la Clínica Centro de Junín para el día 18, con el objetivo de colocar un marcapasos. Que el traslado esté acordado no significa que el paciente esté compensado para realizarlo y en horas de la madrugada María Elena estuvo siendo asistida por no estar estabilizada. Ante la descompensación se mantiene a los pacientes en terapia con la aparatología, profesionales y drogas necesarias y no se corre el riesgo de ir en una ambulancia que limita la asistencia.
La paciente tenía IOMA y cuando se tiene Obra Social se solicita el servicio de ambulancia a ésta. El contrato con PULN-LIHUE no estaba vencido, jamás el Hospital estuvo sin servicio de ambulancia, PULN-LIHUE no trabajaba para IOMA y de ser necesario el uso de la ambulancia, y no estar la de la Obra Social en tiempo y forma, el Municipio sin dudas la hubiera puesto como lo ha hecho en otras oportunidades.
Lo que expresó es en base a la información que he recogido de las autoridades de Salud. Confío en ellos y sé que hacen todo lo posible para atender a los pacientes y aún más en situaciones extremas. Considero que le dieron a María Elena toda la atención que corresponde en estos casos pero lamentablemente fue imposible que se repusiera de su afectación.
Desde la gestión municipal no existe limitaciones administrativas o económicas a los requerimientos que se solicitan desde el área de Salud.
Por lo tanto es importante dar mi explicación ante un caso en particular, aclarar hechos concretos, y acentuar la información en relación al uso de las ambulancias para que no se genere preocupación infundada en los vecinos.
Teniendo el mejor recuerdo de la dulzura, alegría y bondad de María Elena, una vez más doy mis condolencias a su familia y el deseo de su descanso eterno.
ELDA GIOFRE, MADRE DE  MARÍA ELENA YEBER: A casi un mes de la pérdida de mi hija María Elena me atrevo a escribir estas líneas para agradecer a todos los que me han ayudado a mi hija María Elena, la cual era un sol, sin maldad y muy querida. Era mi compañera, me siento muy triste y sola sin mi hija, ella está bien con Dios, a mí me queda el sufrimiento, quiero agradecer a la Institución donde estaba mi hija, FAPUI. A todo el personal mil gracias, a Teo, Boni Moreno, gracias. Mi hija María Elena como ya dije antes hoy está con Dios pero no con nosotros. Hasta ahora tuve agradecimientos pero me pregunto, ¿mi hija murió porque naturalmente debía ocurrir o hubo negligencia?…Mi querida María Elena nacida hace 42 años, en circunstancias extremas, había sido abandonada en un pozo, pesaba 1 Kg y fue llevada al Hospital Municipal cuando yo era enfermera. La atendió el Dr. Zucherino y con la colaboración de otras mamás fue amamantada y se recuperó pero con secuelas que le provocaron una discapacidad de por vida. La adopté y la crié dándole lo mejor que puede dar una madre. Es esa tarde, en la que mi hija después de hacer unos ejercicios en el nuevo parquecito frente al Barrio Barracas, cae descompensada y procedemos a llamar a la ambulancia del Hospital. Cuando llego a la Guardia me informan que no hay cardiólogo, el médico de turno se muestra desorientado, no lo conozco, pero luego se hace cargo. La Dra. Molina quien muy amablemente me atiende y se hace cargo. Los médicos asignados me indican que tiene un bloqueo y hay que ponerle un marcapasos. Inmediatamente la Dra. Molina hace los trámites y consigue un lugar con un médico asignado para ser atendida en una Clínica de Junín. Todo parecía ir bien pero se me informa que no hay ambulancia para su traslado debido a que no hay contrato en funcionamiento ya que no se había renovado el mismo con PULN-LIHUE. Luego me preguntan si tenía obra social, les dije que tenía IOMA, y me dicen que se tiene que hacer cargo la obra social pidiendo una ambulancia a Trenque Lauquen. Esta ambulancia llegó a las 9:15 hs., 14 horas después de la descompensación de mi hija, lamentablemente poco antes mi hija moría. Ahora yo me pregunto, el Hospital es el único referente de salud en el distrito, ¿cómo no pudo resolver el problema y contratar una ambulancia más allá de los contratos?. Estaba en peligro la vida de mi hija. Hoy mi hija no está, la mató la negligencia de quienes tenían que tomar una decisión. Yo le pregunto al Sr. Intendente que solo está preocupado por el lugar que le pueden dar en una lista para ser diputado, que hizo su secretario de salud el Lic. Gayoso, que hizo el Director del Hospital Dr. Vergara y la Sra. Administradora?. Porque el diagnóstico médico fue acertado y corroborado luego por el Dr. Basino, que hicieron los que tenían que resolver la urgencia, conseguir una ambulancia para el traslado de mi hija a Junín. Ya no la tengo, pero esto que pasó acá en Rivadavia le puede pasar a cualquiera, como se puede anteponer un contrato a una vida. Por el amor de Dios, que esto no vuelva a ocurrir porque le puede pasar a cualquiera de nosotros.