Locales

Accidente Aéreo – Habló Omar Zavattero el dueño de la empresa

«Ya estuvo la ANNAC para peritar. Aún no está claro cómo sucedió. Igual lo más importante es que Julio salvó su vida».

El avión siniestrado es un Wheatherly 620 B. El siniestro ocurrió a unos 3 kilómetros de la pista de donde había despegado.

«El avión tenía como destino un trabajo de fumigación en un campo de Sansinena» contaba Zavattero en diálogo con el periodista Nicolás Flores Duperou para el programa Magazine Café – «El desperfecto se generó a pocos metros del despegue. Sintió un olor fuerte, abrió la ventanilla, y ahí fue cuando el fuego se avivó e invadió la cabina».

El propietario de Agro Zavattero S.A brindó detalles del aterrizaje donde Julio López – «Ante la situación límite, primero tuvo la idea de aterrizar en la pista de Diego Castro, pero como vio que no llegaba tiró el avión en el campo de Tulo Alonso. Primero se desató y luego apenas tocó tierra se tiró».

El dolor de las quemaduras lo hizo correr y meter las manos en un bebedero – Cuando llegó Bomberos no encontraban el piloto. «Llegaron rapidísimo y trabajaron de forma increíble. Luego el personal del área de salud también lo atendieron de muy buena manera».

La recuperación: «Julio es de Villegas, fue trasladado a su ciudad y se recupera allí. Sigue internado para recibir curaciones permanentes. Podrían darle el alta pero cada dos horas le cambian el vendaje. Además como metió las manos en el agua controlan que no sufra alguna infección».

Zavattero habló de la experiencia de López – «Con nosotros hace casi  dos meses que trabajaba, pero él y su familia siempre estuvieron en el rubro aeronáutico». En esa línea agregó: «Dedicó su vida a este trabajo y seguro que cuando se recupere volverá a volar. Está en su ADN».

Controles a los aviones – El empresario explicó que todos los años se le realizan protocolarmente inspecciones a sus aviones tal cual marcan las reglamentaciones. «Los hacemos en la ciudad de Pigüé. Y por supuesto tenemos todo en regla. Los tres aviones que teníamos, ahora son dos, estaban aptos para volar y trabajar».

Los hijos del Aviador – a través de Paula y Santiago, sus hijos, el piloto villeguense que cayó con su avión fumigador en América, llevó tranquilidad a quienes preguntan por su salud: «Todo fue despegando, yendo a fumigar… no volviendo.. recién, recién salía», dijeron sus hijos. «Ya con fuego en cabina, intentó lo máximo que pudo volar hasta una pista próxima por donde andaba.. pero no pudo más, y lo aterrizó en tierra, en un lote de maíz’, continuaron.

Contaron que el siniestro fue originado «por una pérdida de nafta en el ala…despegando pudo ver cómo rebalsaba la nafta del ala derecha y automáticamente pensó en el motor, un Weatherly de 450 HP, que comenzó a lanzar unas llamaradas de fuego por el escape de la trompa».

«Papá intentó en lo que pudo retornar a la pista, pero cuando se percató ya tenía fuego… y enseguida corrió por dentro del avión. Pudo salir sin problemas pero con las manos quemadas, ya que pese al fuego no soltó el mando del avión», concluyeron.

López se recupera en Villegas. Foto y texto sobre lo que dijeron sus hijos, gentileza Diario Actualidad.