Locales

«Diego Ghio está en condiciones de solicitar la extinción de su condena y volver a circular como un ciudadano común»

Así lo explicó el abogado Alejandro Belfiori en referencia al resonante caso de abuso sexual sucedido en América y que tiene como victimario al nativo de Sansinena – «Lamentablemente venció el plazo de condena y nuevamente triunfó la ineficiencia y la impunidad del Sistema Judicial» dijo como crítica el letrado consultado.

Se supo que el abogado Ricardo Kurlat de Trenque Lauquen (defensor de Ghio) ya realizó la presentación correspondiente y se especula que en el mes de febrero quedará todo resuelto en su favor.

«Ghio estaba condenado a cuatro años de prisión. Si en ese tiempo no era encontrado la causa prescribe, cosa que ya sucede ahora» remarcaba Belfiori en entrevista con Magazine Café por 104.1 –«La metodología de liberar y creer en la buena voluntad del acusado contribuye a que estas cosas sucedan. Considero que en su momento se debería haber dictado la prisión preventiva, o la implementación de la tobillera electrónica. Si eso hubiese sido así, Ghio no se podría haber fugado«.

El abogado se refirió a qué suceden con las búsquedas en casos como el de Ghio –«Probablemente la policía lo haya buscado. Pero el territorio argentino es muy extenso, y cada provincia tiene su jurisdicción, lo que termina dificultando este tipo de situaciones». A su vez agregó: «Otra hipótesis es que se haya ido del país».

Situación judicial – «Su abogado, el que lo representaba, o uno nuevo debe solicitar la extinción de condena. Eso dará de baja los pedidos de captura, y en corto plazo será hombre libre sin deudas con la Justicia.  Lamentablemente es así».

Síntesis del caso: El nativo de Sansinena, Diego Germán Ghío, fue hallado culpable del delito de abuso sexual agravado en perjuicio de una menor en un resonante caso ocurrido en la localidad de América y por el cual fuera condenado a la pena de 4 años de efectivo cumplimiento en tres instancias judiciales que se sucedieron entre junio de 2014 y noviembre de 2015. Esta última fecha es cuando desapareció y nunca se supo sobre su paradero.

La pena de cárcel para Ghio fue impuesta por el Tribunal Oral 1 y refrendado en el Tribunal de Casación, y por la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.

A fines de 2015, Ghio dejó de cumplir con las exigencias procesales que le indicaban presentarse en la Comisaría local y en el Patronato de Liberados. Desde el 7 de enero de 2016 está prófugo y hasta aquí todas las maniobras por encontrarlo han sido infructíferas. Desde la Fiscalía se llevaron adelante distintas diligencias a lo largo de todo este tiempo, como declaración de testimoniales, allanamientos, traslados de funcionarios a las provincias del Chaco y Misiones. Y últimamente, el ofrecimiento de una recompensa, a quien hubiese aportado datos certeros de su paradero.