Locales

«El apoyo de la familia es fundamental para no bajar los brazos, se hace muy difícil al principio”

La frase le pertenece al joven futbolista de América – Sebastián Hernández – quien como tantos chicos del interior se despegan de sus padres con muy corta edad para irse a vivir solos y buscar su lugar en el mundo. Hoy viste los colores de Ferro de General Pico (La Pampa) donde van detrás de una ilusión: una plaza en la B Nacional.

El ex Atlético Rivadavia contó que con sólo 11 años se fue a probar suerte en el fútbol grande de la Argentina; pasó por el proyecto que el Barcelona de España tenía en Villa Luzuriaga, River Plate y Vélez, hasta donde llegó a jugar en Reserva. Además brindó detalles de su experiencia personal en el fútbol formativo de AFA y de su presente como futbolista profesional. El hijo de Marcelo y Mónica estuvo visitando los estudios de FM La Torre 104.1 para una entrevista realizada en el programa periodístico Magazine Café – el hoy marcador central del Verde de La Pampa explicó cómo se dio su llegada al proyecto del club Barcelona, que fue su comienzo, de lo que hoy es su carrera profesional – “fuimos a jugar un torneo con Atlético a la ciudad de Bragado y allí me vieron. Después fui con gente de El Recreo de Santa Rosa a una prueba en Buenos Aires y fui el único que quedé”. A su vez, contó que con tan sólo 11 años debió alejarse de su familia, “para mí no fue tan difícil al comienzo porque no era tan consiente. Ahí al principio, a mi familia le costó más y sin duda la que más lo sufrió fue mi mamá. Viajaban todos los fines de semana. Pero la verdad que en La Candela donde yo vivía no me hacían faltar nada, teníamos todo, por eso no me costó al principio. Pero lo duro fue después, cuando me tocó vivir las realidades de las pensiones de los clubes en la Argentina».

Respecto de su paso por Barcelona, reveló que «estar en ese club era como estar en Europa, nos mandaban al Colegio Don Bosco (una institución privada) y como reglamento si andabas mal en los estudios, se te hacía complicado jugar. También teníamos profesores de apoyo, por eso que la contención y la organización eran increíbles». Pese a ello, el defensor contó que luego de tres meses decidió volverse porque extrañaba. Pero luego de un mes de estar otra vez en América – “me di cuenta que yo quería estar allá y ya estaba arrepentido. Hablé con la gente que manejaba el proyecto y volví. Era el año 2008, y fue uno de mis mejores años”.

A los 11 años pasó de Atlético Rivadavia al Barcelona.
A los 11 años pasó de Atlético Rivadavia al Barcelona.

Su breve paso por River Plate: “En 2009 jugué un campeonato con Barcelona en Brasil, y cuando volvimos pasé a River. Estuve 6 meses con un pase provisorio porque los clubes no se pusieron de acuerdo y tuve que volver a Barcelona” expresó.  En ese sentido, Hernández  contó que si bien la pensión de la institución “millonaria” es excelente para lo que son los clubes en Argentina, era igual imposible compararla con la filial del Barcelona.

Los años en la pensión de Vélez:  Dos meses después de haber pasado por River, aterrizó en el equipo de Liniers y dijo que «Vélez es un club modelo como se dice pero la pensión es bastante precaria. Ahí no la pasé nada bien, a veces no había calefacción ni agua caliente. Y bueno, por ahí yo venía mal acostumbrado de lo que era Barcelona y River”. Ahí es donde contó que muchas veces extrañó a sus seres queridos – «pero que siempre convencido de la decisión que ya había tomado. Extrañaba comer un asado con la familia o estar con los amigos, y los domingos a la noche eran terribles. Esa son las partes que no se ven del fútbol y de chico tenés que aprender a manejarte en un montón de situaciones. Sé que me perdí cosas, pero gané muchas otras y no estoy arrepentido”.  A su vez manifestó que el apoyo de su  familia fue fundamental para llevar adelante su carrera – “ellos se la bancaron muy bien jamás me reprocharon nada, quizás en algún momento cuando sos chico no te das cuenta y con el tiempo lo valorás”. Hernández estuvo 7 años en “El Fortín” y en su paso cosechó nuevas amistades – “Emiliano Amor, Agustín Doffo, Matías Vargas – quien participó de la categoría de Atlético que viajó a España- son los amigos que me dejó el fútbol”.

El Rivadaviense junto a compañeros en "El Fortín".
El Rivadaviense junto a compañeros en «El Fortín».

Luego brindó su opinión de por qué no pudo dar el salto a la Primera División en ese club – «el momento de Vélez no era el mejor y la dirigencia decidió tener un plantel corto. Tampoco me ayudó que se fuese Miguel Ángel Russo, él me tenía en muy buena consideración. Yo estaba jugando en reserva de lateral por pedido de él, pero bueno, así es el fútbol”, aseguró. Hernández contó que con el actual técnico de la institución, Christian Bassedas nunca cruzó palabras y que fue el entrenador de Reserva quien le comunicó que no seguiría en el club.

El presente en Ferro de General Pico: “Estoy muy contento con el presente del equipo y el personal en Ferro, queremos hacer historia y llegar a la B Nacional” expresó. El equipo del barrio Talleres se encuentra disputando los cuartos de final del Torneo Federal A y Hernández forma parte del once titular – “tengo contrato hasta diciembre de 2017, por ahora estoy abocado 100% a lo que le pase al club y cuando termine el campeonato hablaré para ver qué es mejor para la institución y para mí”.

El futbolista es parte del plantel de Ferro desde principios de 2016.
El futbolista es parte del plantel de Ferro desde principios de 2016.