Locales

SE ESTÁ INVESTIGANDO LA CAUSAL TRAS LA CAÍDA DEL BIMOTOR

En la mañana del lunes la región se vio sacudida por la noticia de la caída de un bimotor en un establecimiento rural cercano a la ciudad de General Villegas. Viajaban dos personas a bordo que sufrieron quemaduras muy graves, sobre todo una de ellas. Los ocupantes son oriundos de General Pico, La Pampa y de la propia Villegas. Se está aún investigando qué es el que puede haber sucedido para precipitarse a tierra como sucedió. 

El aeródromo de la localidad bonaerense de General Villegas fue el escenario de un grave accidente aéreo, que dejó a dos personas lesionadas de gravedad y en estado “delicado”. Una de ellas es Jorge Irastorza, un instructor de vuelo oriundo de General Pico. La aeronave en la que circulaban no solo se estrelló contra el suelo, sino que también se incendió con ellos en su interior. Cerca de las 10 horas la avioneta bimotor emprendió un corto vuelo, que terminó en inmediaciones de la pista de aterrizaje del aeródromo villeguense, ubicado a metros de la Ruta Nacional Nº 33. Por una presunta falla mecánica, la aeronave se precipitó y se estrelló contra la tierra, desintegrándose prácticamente por completo e incendiándose posteriormente con sus dos ocupantes dentro. Las partes del transporte aéreo y los heridos quedaron en un predio rural, donde estaban trabajando algunos peones, que convocaron a los servicios de emergencia y auxiliaron a las víctimas. La aeronave biplaza es un Beechcraft B 55, matrículoa LV-OHD. Viajaban en la aeronave Jorge Irastorza, un instructor de vuelo profesional oriundo de General Pico, junto a Matías López, propietario de la aeronave que estaba sumando horas de vuelo. Según el testimonio de los trabajadores rurales, este último salió caminando del avión, mientras que el piquense quedó atrapado. Fueron los Bomberos Voluntarios de Villegas quienes sofocaron las llamas, rescataron a Irastorza y lo trasladaron al hospital local. A López lo llevaron al nosocomio los propios peones en un auto particular.

Ambas personas sufrieron heridas de consideración, entre ellas quemaduras de suma gravedad que obligaron a los médicos a colocarlos en un coma inducido. De acuerdo a lo informado por las autoridades policiales, los dos se encuentran en estado “delicado” y su vida correría riesgo. Por otro lado, el presidente del Aeródromo de Villegas, Ezequiel Paul, manifestó a FM Urbana de aquella localidad que “el avión acababa de despegar del aeródromo y a los minutos de haber tomado vuelo habría tenido el inconveniente en una de sus hélices por lo que no habría tenido sustentabilidad y falta de velocidad de la aeronave y es ahí perdió altura, entró en pérdida y cayó». En horas de la tarde arribaron al lugar peritos la Junta de Investigaciones de Accidentes de Vuelos Civiles, que trabajaron en el sector que fue resguardado por la Policía Bonaerense. Serán ellos quienes determinen oficialmente el motivo del siniestro aéreo. La avioneta color azul cayó detrás del Aeródromo de General Villegas. Este lugar está a metros del Aeroclub, y al momento del siniestro era piloteada por un instructor de vuelo oriundo de la ciudad de General Pico, Jorge Ángel Irastorza de 41 años, quien recibió quemaduras severas y fue trasladado al Hospital Municipal, según informaron fuentes extraoficiales al programa de Walter Mackay . El instructor estaba acompañado por Matías López de 29 años, quien estaba realizando una de sus últimas prácticas de vuelo. Dicen los testigos que el villeguense salió caminando por sus propios medios, pero en estado de shock y también fue derivado al centro de salud con quemaduras en cuello y piernas. Ambos iban a ser trasladados al Hospital Alemán en la ciudad autónoma de Buenos Aires. Los Bomberos Voluntarios llegaron al lugar y trabajaron intensamente para apagar el fuego provocado por la avioneta. Se trató de un BeechcrafT  Baron  B55, de seis asientos, color azul, combinado con blanco, y cómo se observa en las fotografías tomadas por el colega Mackay, la destrucción fue total. López la había adquirido en el segundo semestre del año 2013 en el norte de la provincia de Santa Fe a uno de los propietarios de la firma Sola y Brusa S.A. La nave, en perfecto estado de conservación y funcionamiento, se encontraba alojada en los hangares del Aeroclub y el uso que le daban era para vuelos civiles. Precisamente, esta mañana, en el momento del grave accidente se encontraba realizando un vuelo de adaptación.avi 2  El estado de salud de López e Irastorza: Ambos se encontraban en terapia intensiva, los médicos decidieron ponerlos en coma inducido y por lo tanto asistidos mecánicamente. De acuerdo a lo informado por el director del centro de salud, Dr. Pablo Peralta, el instructor presentaba entre un 80 y 90 % de afectación por las quemaduras, en tanto el piloto, un 30 % aproximadamente; en los dos casos, fueron lesionadas las vías respiratorias, lo que complica aún más el cuadro de ambos.

Audio editado del último momento de la mañana del lunes en el programa Magazine Café por FM La Torre 104.1 y 99.9 González Moreno entre los periodistas Nicolás Flores Duperou y Gabriel Nuñez de FM Infinita de Villegas. avi